viernes, 1 de julio de 2022

Charla-Exposición Agenda 2030 y ODS

 

Una tarde para recordar y reflexionar sobre la agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
 
Juan José Salado director de la Fundación Ciudadanía fue el encargado en la tarde del pasado día 30 de junio de impartir una interesante charla en la casa de la cultura que forma parte del proyecto "Reto Culturalab Sostenible".
 
Cinco bibliotecas extremeñas junto con algunas de Castilla la Mancha participamos en el programa Iberoamericano "Iberbibliotecas" con iniciativas inclusivas, sostenibles..........donde las competencias digitales y la lectura fácil tienen un papel protagonista.
 Como bien expuso Juan José, estos objetivos se adoptaron para conseguir unas metas .Todo el mundo debería de poner de su parte: los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y cada uno de nosotros. 
Una charla acompañada de una exposición con los 17 puntos de compromiso principalmente para erradicar la pobreza, proteger el planeta y mejorar la vida y las perspectivas de las personas. 
 

Gracias Juan José por tu ponencia, al teniente Alcalde David Carmona por su presencia y a todos los asistentes por compartir y debatir como ciudadanos del Mundo.

 

sábado, 11 de junio de 2022

Los niños/as del C.E.I. "La Noria" visitan la biblioteca

El pasado día 9 de junio, la biblioteca "Antonio Horrillo Arias" recibió una visita muy especial.

La Sala infantil recibió a los niños y niñas de la C.E.I "La Noria" acompañados de sus maestras. Unos 35 niños conocieron por primera vez la biblioteca de su pueblo.

 
Un primer e importantísimo contacto para relacionarse con los libros de una manera divertida.
Un divertido encuentro con uno de los cuentos más populares : "La Ratita Presumida".
Una cortita adaptación creada por un pequeño grupo del club de L.F. "Amigas y Conocidas" de la biblioteca y que los peques han reconocido y disfrutado con su particular interpretación.
 
Y para que se llevaran un agradable y dulce recuerdo de esta primera visita, la Biblioteca en colaboración con el Ayuntamiento les entregó unas tortuguitas con caramelos masticables. Sus caritas lo decían casi todo. 
Gracias a las maestras por promover la visita y mil gracias a esas magníficas "niñas grandes" que han sabido entretener y hacer reir a un público infantil difícil de controlar fuera de su entorno.
La biblioteca esperará impaciente a esos futuros lectores.

jueves, 28 de abril de 2022

Actos celebrados por "El Día del Libro 2022".

 La biblioteca participó activamente de la fiesta literaria programada para el "Día del Libro 2022". Una fiesta literaria celebrada el pasado día 25 y que así la definimos por la participación, la alegría y el disfrute cultural.

El acto fue presentado por el Sr. Alcalde Cristian Maldonado, la concejal de cultura Melisa Gallego y la encargada de la biblioteca Ángela Calvo.

Los tres coincidieron en lo importante de promover estos actos culturales y de fomento a la lectura. 
 
La Biblioteca apostó por Miguel de Cervantes Saavedra a través de la escritura, la lectura y el teatro. 
 
El Club de Lectura de Cáritas jugó con el público en un entretenido juego de frases y palabras plasmadas en papel en forma de acordeón ,que desembocaron en la creación de un sorprendente mini-cuento.

Usuarios infantiles de la biblioteca participaron en la lectura de Don Quijote de la Mancha en versión audio-cuento.
 

 
Una puesta en escena de Cervantes y Dulcineas que sorprendieron por su valentía, su ternura y su gran capacidad lectora.
Recogieron diploma y premio, Elena Ellena por petición de la ganadora Luisa Calvo González, como mejor lectora adulta, y Emma Fernández Rodríguez, como mejor lectora infantil de 2021. 

 
Y el toque teatral y divertido llegó de la mano de un grupo de mujeres del Club de Lectura Fácil "Amigas y Conocidas" de la Biblioteca. Una adaptación de "Los habladores" de Miguel de Cervantes? que provocó con su interpretación, la risa y el revuelo incontrolable en toda la sala.
 
Todos los asistentes, pudieron disfrutar y comprar algunos de los libros expuestos en el mercadillo de libros.
 
Una importante participación que agradecimos y valoramos en favor siempre de la cultura.

 



viernes, 22 de abril de 2022

Cartel anunciador del "Día del Libro 2022".

 La Biblioteca celebrará el próximo día 25 de abril, "El Día del Libro 2022", para ello tiene programado una serie de actividades que en el cartel se adjunta.




lunes, 4 de abril de 2022

Lectura terminada con mucho "Sentido y Sensibilidad".

 El pasado día 1 de abril nos reunimos uno de los grupos de L.F. y dimos por concluida la lectura del libro "Sentido y Sensibilidad".


 CAPÍTULO 12

-La señorita Lucy Steele.

Después de la partida de Edward, llegaron visitas a Barton Park, entre ellas la de Charlotte la hija pequeña de la señora  Jennings. Era dicharachera y hablaba sin parar. Invitó a Elinor y a Marianne a Cleveland cosa que Elinor aceptó porque Willoughby tenía una casa cerca de allí. Charlotte sabía que Marianne se iba a casar con él. Los Palmer regresaron a Cleveland pero Sir  Middleton y la señora Jennings no tardaron en regresar con nuevas visitas. Eran dos chicas jóvenes de la misma edad que Elinor y Marianne. Se llamaban Anne y Lucy. Querían que se hicieran amigas pero Elinor y Marianne no les agradaba la compañía, Anne de 30 años mostraba un vulgar comportamiento. Lucy de 22 tenía una elegancia poco natural y solo le guiaba el interés.

Una noche después de cenar, Lucy se quedó a solas con Elinor para preguntarla si conocía a la señora Ferrars. Elinor se sorprendió. Lucy le dijo que su compromiso con Edward Ferrars dependía de ella. A Elinor le dio un vuelco el corazón.

CAPÍTULO 13

-Un gran secreto.

Elinor pensaba que Lucy no hablaba en serio, imaginaba que no hablaban de la misma persona pero Lucy insistió  que Edward era el protegido de su tío y pasaba con su familia largas temporadas en Plymouth. Para que Elinor la creyera, sacó una miniatura del bolsillo, era el retrato de Edward ; Elinor al reconocerlo se entristeció.

Lucy le confesó que necesitaba el permiso de la madre de Edward para casarse con él pero que le guardara el secreto. Las ilusiones de Elinor acababan de desmoronarse. Lucy pensaba y así se lo dijo a Elinor que, quizás sería mejor dejar la relación pero Elinor le dijo que ella no le podía aconsejar en eso.

Lucy le presentó una carta y al ver la letra comprobó que ciertamente era de Edward. Elinor pensaba que el cariño de Edward solo le pertenecía a ella. Todo el mundo había visto las atenciones que le dedicaba pero no podía contar nada a su familia, se lo prometió a Lucy.

CAPÍTULO 14

-En Londres.

Una noche la señora Jennings anunció que se iba a Londres, desde que murió su marido pasaba los inviernos en la capital. Pidió que le acompañaran las hermanas Dashwood mayores. La señora Dashwood se puso contenta pues pensó que en Londres tendrían más diversiones. Se lo agradeció. Durante el viaje Marianne no dejó de pensar en Willoughby.

Nada más llegar, Marianne escribió una carta a su enamorado anunciándole que estaba en la ciudad. Al día siguiente llegó una visita pero no era Willoughby, era el coronel Brandon ; Marianne salió corriendo y llorando de la sala.

El coronel Brando preguntó a Elinor si Marianne y el señor Willoughby estaban comprometidos. Elinor le dijo que no había todavía compromiso oficial, entonces el coronel le dijo que estaba enamorado de ella desde que la vio. Elinor le dijo que su hermana estaba enamorada de Willoughby. Aún así se despidió deseándola toda la felicidad del mundo.

CAPÍTULO 15

-La fiesta. 

Pasaban los días y Marianne no tenía noticias de Wiloughby. Apenas comía y él desaparecido del mapa.

Elinor y Marianne acudieron a una fiesta invitadas por la señora Middleton. Era al primer baile que asistían en Londres. El salón de baile estaba repleto de gente. De repente, Elinor vio a Wiloughby hablando con una joven elegante. Marianne, también le había visto pero su hermana le impidió que fuera a saludarlo ; le aconsejó prudencia. Al final le llamó y solo se preocupó por la salud de su madre. Aunque ella le preguntó si no había recibido sus cartas y que si no la saludaba, el saludo fue frío, como si saludara a una desconocida. Ella no salía del asombro,- por el amor de Dios!, ¿qué pasa?-le dijo.

Wiloughby le dijo haber recibido las cartas pero con una reverencia se marchó. Marianne miró a Elinor con los ojos llenos de lágrimas y pidiéndola marcharse.

CAPÍTULO 16

-La traición.

Willoughby escribió a Marianne pero no fueron buenas noticias. Su hermana la encontró llorando en su habitación. Cogió la carta y la leyó. En ella decía no sentir nada por Marianne, le devolvía todas las cartas y el mechón del cabello.

Elinor intentó consolarla pero Marianne no comprendía que el joven no reconociera su compromiso. Hasta la señora Jennings se compadeció de ellas llamándole sinvergüenza.

Según les dijo, Willoughby se casaba. Desde entonces Marianne no se levantaba de la cama. Les preocupaba el decir de la gente. Pues Marianne ya daba por sentado su compromiso con Wiloughby. Elinor seguía muy preocupada por su hermana. Pensaba que su hermana no había hecho nada malo, solo enamorarse y demostrarlo abiertamente. Para ella era una chica muy noble.

CAPÍTULO 17

-El secreto del coronel Brando.

El señor Brando llegó a la casa para hablar con Elinor y decirle que el señor Willoughby no se merecía el afecto de su hermana.

Entonces le habló de aquella conversación en la que comentó haber conocido a una joven que se parecia mucho a su hermana Marianne. Le contó que en su juventud estuvo enamorado de una chica llamada Eliza pero, obligada por su tutor ,se casó con otro hombre que no le amaba y la abandonó.

Cuando volvió de las Indias Orientales, se encontró a Eliza abandonada y embarazada. Dio a luz a una niña a la que llamó también Eliza. Enferma y a punto de morir, dejó a la niña al cargo del coronel Brando. Resulta que la joven Eliza desapareció, la buscó pero no la encontró.

Elinor escuchaba con atención. En una de las excursiones que hicieron a Whitwell, el coronel recibió una carta de Eliza diciéndole que la habían seducido y abandonado y embarazada por el señor Willoughby ; por eso su tía al enterarse lo desheredó.

A partir de ese momento Marianne debía saber quien era realmente ese señor y le dio las gracias al coronel.

CAPÍTULO 18

-La cena.

Elinor le contó a su hermana el relato del Coronel Brando y lo que más le dolía era la falta de integridad de Willoughby. El coronel visitaba a las hermanas a menudo. Elinor se enteró que Willoughby se había casado con una mujer rica y que vivía fuera de Londres. Aunque tenían ganas de volver a casa, su madre les aconsejó que se quedaran.

John Dashwood y la odiosa Fanny celebraron una recepción para animar a Marianne. Pero Elinor y Marianne no estaban para fiestas. Conociendo a Fanny seguro que aquella cena se convertiría en una pesadilla. No querían coincidir con Edward y Lucy y tampoco conocer a la señora Ferrars, la madre de Edward y Fanny. Pero Elinor se mordió la lengua y asistieron. Por suerte Edward Ferrars no asistió.

CAPÍTULO 19

-El encuentro.

Lucy Steele visitó a Elinor para mostrarle lo contenta que estaba y lo encantadora que era con ella la señora Ferrars. Casualmente coincidieron Lucy, Elinor y Edward y a los tres se les notó cierta incomodidad. Después se presentó Marianne y se alegró de ver a Edward. Éste le preguntó si le gus-  taba Londres a lo que contestó que no. Se excusó de no haber estado el día anterior en la cena ,se despidió y se fue. Al rato se fue Lucy. Después las hermanas comentaron lo incómodas que se sentían con la presencia de Lucy. A Marianne le hubiese gustado hablar con Edward sin los comentarios groseros de Lucy. Marianne se retiró y Elinor se quedó sola pensando en el secreto de Lucy.


 CAPÍTULO 20

-Edward y Lucy.

Fanny bordaba junto a Anne la hermana mayor de Lucy. Fanny se enteró de que Edward venía con frecuencia a Plymouth porque Lucy y él llevaban cuatro años comprometidos.

Fanny se sobresaltó y fuera de si gritaba que no era posible. Si se enteraba su madre, lo desheradaría y pasaría la fortuna a su hermano pequeño Robert. Anne no dejaba de llorar sin atreverse a mirar a Fanny. Ésta la echó fuera de la casa diciéndola que no eran bienvenidas ni ella ni su hermana.

Pero el compromiso se difundió enseguida por todo Londres. Aunque la madre de Edward  no estaba de acuerdo con ese compromiso, él era un hombre de palabra. Entonces Marianne se sorprendió que su hermana Elinor supiera lo del compromiso y se mostrara tan impasible. Entonces la dijo que se lo había prometido a Lucy y que le deseaba toda la suerte del mundo.

CAPÍTULO 21

-La enfermedad de Marianne.

La hija pequeña  de la señora Jennings, Charlotte, había tenido un bebé. La señora Jennings y las hermanas Dashwood fueron a conocerle.

Antes de irse de Londres, Elinor mantuvo una última conversación con el coronel Brando. Como el coronel sabía que Edward se había quedado sin nada, le ofreció un rectoría en su propiedad de Delaford. Quiso que Elinor le diese la noticia, gracias al coronel Edward y Lucy se podrían casar y era ella la encargada de decírselo. Así lo hizo, y se despidieron sin confesarse sus sentimientos deseándose un futuro feliz. Cuando volviera a verle sería el marido de lucy.

A primeros de abril, la señora Jennings, Elinor y Marianne partieron hacia Cleveland con el coronel Brando en un viaje de tres días. Una vez allí Elinor se dedicó a pintar y Marianne a pasear. Pero una tarde, después de unas cuantas noches sin dormir, sin comer en todo el día y al regresar de su paseo bajo la lluvia, el aspecto era preocupante. Una vez reconocida por el boticario, la diagnosticó una enfermedad infecciosa.

Charlotte tuvo miedo por su bebé y se mudó con unos parientes. Marianne no mejoraba. Elinor y la señora Jennings estaban destrozadas. La hermana fue a ver al coronel Brandon para decirle que necesitaban a su madre. El coronel salió con la intención de traerla cuanto antes.

CAPÍTULO 22

-Una visita inesperada.

Marianne seguía con fiebre muy alta. Elinor la cuidaba sin moverse de su lado. Solo de pensar que le pudiera pasar algo a su hermana la sumía en una gran tristeza. Necesitaba que Marianne abriese los ojos. Lloraba ya sin apenas darse cuenta y aún así no podía desfallecer, era la hermana fuerte. 

De repente la despertó un quejido, Marianne estaba más pálida y apenas respiraba.  Pero la joven abrió los ojos y miró a su hermana, estaba fuera de peligro. Pidió algo de cenar y la alegría de Elinor iba en aumento, Su madre ya la vería más recuperada.

A la media noche, Elinor escuchó ruido de caballos, pensó sería su madre pero no, era Willoughby. Al llegar solicitó unos minutos para ver a Marianne. Tenía mala cara, nada se parecía al joven atractivo que conoció en Barton.

Volvió para saber de la salud de Marianne pero también para ver si todavía le amaba, pero Elinor le dijo que no tenía derecho después de tanta humillación a su hermana. Él se disculpó alegando que fue un incidente. Elinor le dijo que Marianne ya sabía la clase de persona que era y por su parte ya lo había perdonado. Seguidamente le invitó a salir.

Enamorarse de Marianne y después hacerla sufrir fue su mayor pecado. - le dijo. Se despidió comprendiendo que su vida sería un camino lleno de arrepentimiento.


 CAPÍTULO 23

-La recuperación de Marianne.

Echaban de menos a su madre. El día que llegó mostraba dolor y sufrimiento, pero Marianne estaba ya mejor. Había pasado el peligro. Su madre arrancó a llorar dirigiéndose a la habitación donde estaba Marianne.

Elinor y Marianne agradecieron que el coronel Brando hubieso ido a por su madre.

Marianne estaba mejor y llegó el día de regresar a Barton. Las hermanas Dashwood se despidieron de la señora Jennings con respeto y agradecimiento. 

Marianne no quería dejar de ver al coronel pero algo interior le decía que se reencontraría.

CAPÍTULO 24

- La señora Ferrars.

Al llegar a Barton Cottage Marianne corrió a abrazarse a su hermana Margaret. Mejoraba día a día y se le veía contenta. Aunque recordaba a Willoughby ya no le angustiaba. Su hermana le contó lo sucedido cuando fue a verla ,pero ella ya comprendió que  la que quería, pero la codicia fue más fuerte. 

Elinor no podía olvidar a Edward y cuando menos lo esperaba llegaron noticias suyas. A través de un criado, la señora Dashwood recibió saludos de la señora Ferrars. A Elinor le notaban la tristeza.

Unos días después se presentó Edward. La señora Dashwood y sus hijas le recibieron como se merecía.

Le hicieron varias preguntas  entre ellas le preguntaron por su esposa, la señora Ferrars. Se extrañó porque pensaba se referían a la mujer de su hermano Robert. Las hermanas y la madre se quedaron con la boca abierta. Él les explicó que a Lucy no le gustó que su madre le desheredase e hizo todo lo posible por conquistar a su hermano Robert, cosa que su madre aceptó.

Elinor salió llorando pensando que eso era un milagro, todavía tenía la posibilidad de ser feliz.

CAPÍTULO 25

-Un final feliz.

Edward había ido a Barton Cottage para pedir la mano de Elinor. Lo pasó fatal, lo le salían las palabras pero la familia aceptó ese compromiso con gran alegría. Por desgracia la señora Dashwood no tenía nada para darles.

Edward visitó a su madre en Londres para decírselo y al final acabó consintiendo. Les entregó la dote y una pequeña renta que los enamorados no esperaban.

Elinor y Edward se casaron a principios de aquel otoño. Se quedaron en la rectoría de Delaford. Recibieron la visita de todos sus familiares y amigos. La señora Jennings comprobó que aquella era la pareja más feliz del mundo.

Ahora el objetivo era casar a Marianne con el coronel Brando, creían que podía darle el consuelo que merecía. Así lo hizo, a los 19 años estaba casada e instalada en su nuevo hogar. El coronel era feliz.

Ahora era Margaret la que se hizo mayor y hasta se enamoró. Las otras hermanas estaban satisfechas, vivían todas cerca, entre Barton y Delaford. El cariño familiar había logrado que todos viviesen muy unidos.

Y así dimos por terminado este libro que a todas nos gustó sobre todo por ese final tan feliz.


 






 


miércoles, 2 de marzo de 2022

Lectura con el libro "Sentido y Sensibilidad"

 Llegó el día uno de marzo y después de un breve parón retomamos  nuestras sesiones de lectura. Acudió el primer grupo del club con la ilusión de un nuevo libro y de una nueva historia. 

"Sentido y Sensibilidad" de Jane Austen en la adaptación a la L.F. por Núria Pradas es la lectura elegida.


 CAPÍTULO 1

-La muerte del padre.

Henry Dashwood el marido de la Señora Dashwood murío. Después del entierro, John, el hijo del primer matrimonio, Fanny su esposa, su hijo y los criados se instalaron en Norland con la viuda y sus hijas. La casa familiar al sudeste de Inglaterra pertenecía ahora a John porque era él único varón.

La señora Dashwood no estuvo muy de acuerdo pero aguantó por algunas de sus hijas. Elinor tenía 19 años tranquila y afectuosa. Marianna de diecisiete era como su madre, todo sentimiento y pasión. Margaret, la más pequeña era muy alegre y de buen carácter. Fanny, la mujer del heredero consiguió dejar sin renta vitalicia a la señora Dashwood. La única persona agradable de esa casa era Edward Ferrars. Edward era hermano de Fanny, un chico poco agraciado pero muy afectuoso. Él y Elinor eran muy amigos y hablaban mucho. A la madre de Elinor le agradaba la relación pero a Fanny no le hacía tanta gracia. Fanny consideraba a Elinor una cazafortunas. La señora Dashwood decidió salir de esa casa.

CAPÍTULO 2

-Una nueva vida.

Sir Middleton un pariente lejano, invitó a la Señora Dashwood vivir en alquiler en una casita que tenía en el condado de Devonshire con sus hijas. Su casa estaba muy cerca , en el Valle Barton.

La casa era pequeña pero confortable, algo pobre comparada con Norland. Tenía muy buenas vistas. Colocaron el piano de Marianne y colgaron los dibujos de Elinor la sala.

A  la mañana siguiente les visitó sir John Middleton, un señor de 40 años con su esposa lady Middleton para invitarlos a cenar.

CAPÍTULO 3

-Barton park.

A sir John le gustaba tener siempre a algún amigo en su mansión de Barton Park. En verano celebraban fiestas al aire libre.

Esa  noche estaban el corenel Brandon un buen amigo y la señora Jennings, viuda, era la suegra de sir John. Una señora mayor y habladora. Preguntó a Elinor y Marianne por sus pretendientes, ellas palidecieron. La hermana pequeña se apresuró a decir que Elinor sí tenía. La señora Jennings quiso saber quien era pero Margaret solo le dijo que el apellido empezaba por F.

Cuando terminaron de cenar pasaron al salón y Marianne sonrió al ver un piano. Pidió tocarlo y todos quedaron encantados, sobre todo el coronel Brandon. Era un hombre de poca palabra pero se le notó escuchar con admiración a Marianne. A la señora Jennings, que no se le escapaba una, pensó que el coronel y Marianne harían muy buena pareja. Aunque se iba extendiendo ese rumor a Marianne le parecía un hombre mayor, tenía 35 años.

CAPÍTULO 4

-La tormenta.

Esa mañana salieron a pasear Margarer y Marianne, había llovido durante dos días. Alegres cogidas de la mano caminaron alegres durante 20 minutos. Comenzó a llover y tuvieron que regresar a casa. Al correr monte abajo, Marianne resbaló y cayó al suelo. Margaret salió corriendo a pedir ayuda. Comenzó a tronar, asustada la encontró un joven a caballo al que dirigió al lugar donde se encontraba su hermana.

Según dijo el tobillo no estaba roto, la cogió en brazos y bajó con ella monte abajo. Ella le miraba con agradecimiento y admiración. Llegaron a Barton Cottage y la madre y Elinor ya estaban preocupadas.

La madre le dio las gracias y le invitó a sentarse pero, no aceptó porque tenía la ropa mojada y sucia. Les preguntó su nombre y se llamaba Willoughby. Él pidió volver al día siguiente y Marianne estuvo a punto de gritar de felicidad.

CAPÍTULO 5

-El joven Willoughby.

Sir John fue a visitar a Marianne y la señora Dashwood quiso saber si conocía al joven Willoughby. Claro que le conocía, dijo que era el mejor jinete de toda Inglaterra. Sir John siguió hablando bien de él.

Vivía en Combe Magna, cerca de Cleveland, pero tenía una tía más cerca, en el Valle Barton, en Allenham. Una señora agradable pero con una salud delicada. Él acabaría heredando la propiedad. A sir John le parecía un chico excelente. Al ver a Marianne tan ilusionada le comentó que al coronel Brandon se le veía enamorado de ella. No le gustó el comentario pero sonrió al recordar al joven Willoughby.

CAPÍTULO 6

-La visita.

El joven Willoughby llegó temprano a ver a Marianne y se alegró estuviera mejor. Se sentó junto a ella a charlar. Se le veía educado, amante de la música y el baile como a ella. Elinor echaba de menor a Edward. A ella nunca se le había declarado pero ella estaba enamorada y no sabía si era correspondida.Cuando se fue el joven Willoughby Elinor estaba molesta con Marianne pues pensó había estado hablando demasiado tiempo con el joven. Pensaba no haberse comportado como una señorita. Pero Marianne se sentía muy feliz. A la madre le pareció bien esa relación.

CAPÍTULO 7

-Un mechón de cabellos.

Willoughby visitaba a menudo a las Dashwood, para Marianne era el hombre soñado. No había sido tan feliz nunca. Se burlaban a veces del coronel Brandon y eso a Elinor no le gustaba. A Marianne le parecía un hombre aburrido. Pero a Elinor le parecía que su hermana y Willoughby se comportaban de forma alocada y eso le preocupaba.

Margaret se dio cuenta como cortaba el joven Willoughby un mechón de cabello a su hermana Marianne. Su madre y Elinor se echaron a reir, eso significaba que se iba a declararse.

CAPÍTULO 8

-Una carta misteriosa.

El coronel Brandon invitó a todo el grupo a su propiedad a unos 12 millas de Barton. Una vez desayunaran, les enseñaría Whitwell.

Pero antes de partir, recibió una carta. Se excusó pues tenía partir enseguida para Londres. Willoughby y Marianne bromearon con el comentario de que igual el coronel tenía miedo de coger un resfriado.

La señora Jennings pensó que la carta sería de la señorita Williams. Marianne no conocía a esa señorita y bajando la voz la señora Jennings le dijo que era su hija natural.

Como ya tenían los carruajes preparados, sir John propuso al grupo dar un paseo por el campo. Todos estuvieron de acuerdo pero Marianne y Willougby se subieron los primeros a su carruaje y llegaron más tarde que los demás. Su hermana Elinor se preocupó además de la tardanza era porque Willoygby todavía no se había declarado y se comportaban como prometidos. La gente murmuraba.

Según Marianne. Willougby la llevó a casa de su tía en Allenham. Elinor no se acababa de convencer por tanta confianza pero Marianne era inmesamente feliz.

CAPÍTULO 9

-La partida de Willougby.

Willougby era muy amable con las hermanas de Marienne y con su madre. Al joven le parecía una casita muy romántica, por eso cuando comentó su madre la idea de hacer reforma, al joven no le pareció bien.

Elinor apuntó que la escalera era muy oscura y la cocina se llenaba de humo. Pero Willougby les dijo que había sido muy feliz allí y que le prometiera que no iba a cambiar nada.

Al día siguiente, Elinor, Margareyt y su madre se fueron a Barton Park a visitar a Lady Middleton. Marianne se quedó en casa a esperar a Willougby con el consentimiento de su madre quien pensó que al dejarlos solos igual el joven se declararía.

Muy lejos de la realidad, cuando regresaron a casa, Willougby seguía en la casa pero su hija corrió a su cuarto llorando desconsoladamente. Él les explicó que su tía le enviaba a Londres para resolver unos negocios y que tardaría en volver.

La señora Dashwood se preocupó aunque le dijo que sería siempre bienvenido en Barton Cottage. Willougby salió a toda velocidad.

Elinor y su madre pensaron que la tía de Willougby no aprobaba la relación con Marianne y por eso le envió a Londres.

Marianne bajó a cenar con los ojos enrojecidos, sin ganas de comer ni de hablar.

CAPÍTULO 10

-Un hombre a caballo.

Ya hacía una semana que el joven Willougby se había ido y no habían tenído noticias de él. Marianne seguía triste por la casa ; de en cuando tocaba el piano. Su madre y su hermana Elinor se miraban extrañada, no sabían lo que habría pasado pero su madre no quería preguntar nada.

Una mañana Marianne decidió salir a pasear con sus hermanas. Durante el paseo se acercó un hombre a caballo. Marianne se ilusionó pensando que sería Willougby pero al acercarse vieron que era Edward Ferrars. Marianne decepcionada lo recibió con una sonrisa. Elinor sin embargo se quedó sin respiración.

Edward regrasaba de estar quince días con unos amigos en Plymouth. Marianne y Elinor se sorprendieron porque pensaban venía de Londres. Pero Plymouth estaba cerca a poco más de 12 millas y no les había dicho nada. Les pareció muy extraño.

CAPÍTULO 11

-La tristeza de Edwuard.

Edward pasó una semana en Barton Park y aunque la familia Dashwood disfrutó de la compañía, él no parecía no pasar por su mejor momento. Se le veía desanimado. La señora Dashwood pensó que sería por culpa de la madre de Edward y de Fanny. Por culpa de su familia no tenía ninguna ocupación y eso le hacía sentir desgraciado.

Edward quería dedicarse a la Iglesia pero a su madre y hermana no le parecía lo suficientemente elegante.

Elinor sufría al verle tan desanimado, parecía evitarla. Pensó que nunca la propondría matrimonio. Pero no quería manisfestar sus emociones, ella no era como su hermana Marianne.

Edward se marchó y Elinor se sintió muy desgraciada. Se dedicó a las tareas domésticas y a dibujar como nunca, pero no podía dejar de pensar en Edward. 

Aquí terminamos la lectura hasta la próxima sesión de lectura con el segundo grupo del club.


 




miércoles, 26 de enero de 2022

 La Biblioteca "Antonio Horrillo Arias" participó el pasado día 25 en la Campaña "Lánzate a la Lectura Fácil" promovido por la Dirección General de Accesibilidad y Centros, el Plan de Fomento de la Lectura y Plena inclusión Extremadura, a través de la OACEX.

Una Campaña para sensibilizar sobre la importancia de esta herramienta de la accesibilidad cognitiva, en orden de hacer efectiva la igualdad de oportuninades y no discriminación en el acceso a la información.